El Taró: Templo Místico de la Nueva Era

De acuerdo a las consideraciones astrológicas de la tradición Hermética, nuestra era se vislumbra como el momento de la expansión espiritual donde la conexión íntima con la realidad creadora toca directamente el corazón y la conciencia de cada uno de los seres humanos. Bajo esta consideración y a la luz de los argumentos que en adelante se explican, cabe afirmar que la era de acuario es la era de apertura del Tarot. En una época donde los valores y las estructuras rígidas, propias de la modernidad sólida se están des-estructurando para adoptar matices de fluidez y liquefacción inéditos (Bauman) el desarrollo espiritual irrumpe en la conciencia humana del siglo XXI como la necesidad de adentrarse en los misterios de la mente y desplegar a plenitud el potencial humano.

La negación de esta necesidad a la luz de las reminiscencias e inercias propias de la era anterior, ha generado una crisis de valores personales que se ha traducido en el incremento ilusorio de necesidades superfluas y en la excesiva dependencia emocional de los satisfactores materiales, con una consecuente crisis generalizada que se traduce en aprehensividad y compulsión, llevando en sus extremos a la agudización de problemáticas sociales asociadas a la seguridad patrimonial y personal: crisis de seguridad pública en suma.

La emergencia de índices inéditos de criminalidad es síntoma de esta necesidad profunda que en diversos modos trastoca nuestro equilibrio personal y familiar, evidenciando una tensión trasgeneracional que se convierte en frecuentes rupturas sentimentales, en fragilización de las bases familiares y en descuido y desprotección espiritual y emocional de incontables niños y jóvenes, que bajo la luz de esta era, son poseedores de una sensibilidad sin precedentes. Todo esto se traduce en nuestro campo psíquico como incremento de frustración y ansiedad, mermando nuestra capacidad de goce y conduciéndonos a la co-dependencia de satisfactores materiales superfluos.

Maestros de la literatura, del campo de las artes y las humanidades, expresiones naturales de la sensibilidad espiritual y emocional, tales como Alejandro Jodorowski, Carlos Castaneda, Paulo Coelho, Deepak Chopra y Oysho, han llamado la atención sobre esta necesidad y algunos de ellos han llegado a proponer el Tarot como una herramienta de autoconocimiento y sanación terapéutica emocional y espiritual que conduciría a la humanidad, a partir del siglo XXI, al campo de la autosuficiencia, la autopoiesis y la autogestión; a niveles inusitados de interpenetración social y de salud cívica; a una nueva plenitud, duradera y trascendental. Esto se ven confirmado por la creciente demanda de literatura y recursos espirituales asociados a las ciencias herméticas, la numerología, la astrología y la alquimia, que se ha incrementado a niveles superiores al 500% en la última década.

Siendo el Tarot la enciclopedia gráfica simbólica de este saber, su conocimiento y aplicación constituyen una de las herramientas más poderosas para alcanzar la verdadera expansión del potencial humano, para descubrir y aplicar la enorme vastedad de recursos mentales y psíquicos, puestos a nuestro alcance gracias a la reinterpretación del pensamiento hermético a la luz de los más recientes desarrollos en todos los campos de la ciencia moderna, particularmente en la psicología y la medicina.

Desde estas perspectivas se vislumbra el Tarot como la herramienta de la autonomía espiritual-emocional de nuestro tiempo,  la Era del amanecer dorado, que nos exhorta a todos aquellos interesados en el desarrollo pleno del ser humano a profundizar en su conocimiento y aplicación, a familiarizarse con su autoempleo, aplicado concretamente a la resolución de problemáticas personales, así como para la expansión de la propia conciencia emocional-espiritual y para la consolidación de los vínculos afectivos, familiares y sociales.

A través de incontables siglos, la conciencia humana del siglo XXI recibe mediante el Tarot, una vía regia, un “camino real” para descubrir y potencializar su conexión íntima con la armonía del cosmos, sin necesidad de intermediarios institucionales ni jerarquías eclesiásticas o interpretativas de ningún tipo. Por esta razón constituye el libro de la revelación espiritual de la nueva Era y es fundamental para la nueva expansión del potencial humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: